Historia
  Reglamentos
  Barra Castellana
  Billar Romano
  Bolillos
  Bolo Burgalés
  Bolo Ribereño
  Bolo de Belorado
  Bolo Cerezo
  Bolo Pisuerga
  Bolo Tres Tablones
  Bolo Villanueva
  Calva
  Chana
  Corta Troncos
  Juego Pelota
  Pasabolo Tablón
  Rana
  Tejo
  Tuta
  Otros Juegos
 
BARRA CASTELLANA

Barra: Pieza cilíndrica de hierro con los extremos AGUZADOS, con la cual se juega, tirándola desde un sitio determinado. D.I.L.E. J. Casares. Barcelona 1.942.
Barra: Juego en el que se lanza la barra para que caiga de punta. El Dialecto Burgalés. José Mª Codón, Burgos, 1.991.

La barra castellana es uno de los deportes, junto con la corta de troncos con hacha, que más esfuerzo y entrenamiento requiere para su práctica.
Esta modalidad ya se practicaba en el mundo clásico, como juego atlético, claramente diferenciado del lanzamiento de jabalina que también se practicaba en la Antigüedad. El instrumento utilizado para el "lanzamiento de barra" se denominaba vectis, fabricado en hierro, y también lingulata, hecho de madera dura. Las jabalinas recibían el nombre de akontismós en Grecia y hastilis en Roma.

A diferencia de otros juegos tradicionales, el lanzamiento de barra ha permanecido inalterable con el paso del tiempo, según se desprende de los numerosos datos que se han conservado hasta hoy, aunque al igual que en todos los deportes de corte popular, ha experimentado variaciones en las diferentes zonas en las que se practica.

En España estuvieron de moda, especialmente entre el medio rural de Castilla y León, varias formas de lanzamiento: A pecho, a pijote, o entre piernas. Para el lanzamiento de barra se utilizaban las barras de metal que utilizaban los molineros para mover la piedra del molino, aunque en ocasiones también se usaban los garrotes , de menor peso.

Igualmente era corriente utilizar para los lanzamientos la reja del arado romano, ya que en definitiva, los juegos o deportes de lanzamiento tenían como objetivo el dilucidar apuestas, generalmente en especias (Vino o meriendas), y dejar claro quién era el más diestro en la especialidad.

Al contrario de lo que sucede con los otros juegos populares, de los cuales no existe suficiente bibliografía o datos que nos permitan establecer con exactitud sus orígenes, en el caso del lanzamiento de barra resulta relativamente sencillo seguir sus pasos desde sus orígenes hasta nuestros días.
Además de las referencias clásicas que citábamos al inicio de este capítulo, se puede hacer un seguimiento a lo largo de la historia, encontrándonos numerosas citas acerca de este deporte.

Gaspar Melchor de Jovellanos , primer escritor español que consideró al deporte como una actividad de interés general, nos habla de la barra como una actividad frecuente y prestigiada en el Siglo XII.

Ya en el Siglo XVI, Cristóbal Méndez recomienda el ejercicio de la barra, junto con el de los bolos, por considerarlos actividades que desarrollan todo el cuerpo.

Pero quizá, el más importante dato escrito a la hora de ensalzar este noble deporte, nos viene de nuestro autor más universal. La importancia no viene dada por el contenido en sí mismo, sino por la grandeza del escritor. Cuando Miguel de Cervantes, aunque de pasada hace referencia a la barra, este deporte se siente ennoblecido por servir de argumento a tan insigne escritor.

La Barra Española, como se la conoció hasta los años setenta, estuvo bajo la disciplina de la Federación Española de Atletismo, lo que dio origen a una curiosa anécdota protagonizada por Miguel de Quadra Salcedo en 1.956.
Este deportista, por entonces aventajado lanzador de jabalina, en una de sus participaciones de competición, utilizó para el lanzamiento de jabalina la técnica de lanzamiento de barra española, consiguiendo una marca por aquel entonces impensable para el resto de atletas.

La reacción de la Federación Internacional de Atletismo fue fulgurante, ya que este lanzamiento se produjo en vísperas de unos Campeonatos de Europa de Atletismo: Con el fin de preservar la ortodoxia del deporte de la jabalina, se prohibió el método de lanzamiento de Miguel de la Quadra. Finalmente, esta modalidad acabó siendo excluida de la Federación de Atletismo.

En España existen en la actualidad tres modalidades o escuelas de lanzamiento de barra: Aragón, Castilla y León y País Vasco.

Lógicamente, la modalidad practicada en nuestra provincia es la Barra Castellana, que se diferencia de la aragonesa en el peso, y de la vasca en el sistema de lanzamiento. Mientras en Castilla el lanzamiento se efectúa a pie quieto, en el País Vasco se hace tomando impulso, con lo que se consiguen lanzamientos más lejanos y espectaculares.

En Castilla este juego fue conservado por las gentes del campo, que se entretenían en hacer apuestas que consistían en lanzar lo más lejos posible una barra de hierro, que normalmente era la que tenían los molineros para mover la rueda de piedra de los molinos de agua.

Hasta hace muy pocos años, el tiro o lanzamiento de barra, estaba prácticamente desaparecido.

En Aranda de Duero surgió un grupo de aficionados a este deporte, que a través de exhibiciones y campeonatos logró rescatar del olvido a la barra, llegando incluso a participar en la Olimpíada Cultural Barcelona'92 como deporte de exhibición junto a lanzadores vascos y aragoneses. Estos aficionados son herederos directos de aquellos arandinos que en la primera década de este siglo que ahora acaba se reunían junto al taller de carretería del Tío Tuto, fornido mozo y aventajado jugador de pelota, que junto al Guardagallos y otros recios mozos se jugaban sus porrones de vino y sus meriendas, además de su orgullo, en la explanada conocida como Paraje del Tejadillo, junto a lo que hoy es la plaza de la Constitución. Estos jóvenes de primeros de siglo efectuaban sus lanzamientos con los ejes de las carretas que se reparaban o construían en el taller del Sr. Restituto (Tío Tuto).

Para conocer mejor este deporte, acudimos una vez más al libro editado por la Junta de Castilla y León para detallar el reglamento de lanzamiento de Barra Castellana.
 
© 2005 Asociación Cultural La Tanguilla - Juegos y deportes tradicionales