Historia
  Reglamentos
  Barra Castellana
  Billar Romano
  Bolillos
  Bolo Burgalés
  Bolo Ribereño
  Bolo de Belorado
  Bolo Cerezo
  Bolo Pisuerga
  Bolo Tres Tablones
  Bolo Villanueva
  Calva
  Chana
  Corta Troncos
  Juego Pelota
  Pasabolo Tablón
  Rana
  Tejo
  Tuta
  Otros Juegos
 
BILLAR ROMANO

Billar Romano: Juego de azar que consiste en un tablero inclinado, erizado de clavos y con casilleros numerados. Cada jugador echa a rodar una bolita y gana el que reúne más puntos. D.I.L.E. J. Casares. Ed. Gustavo Gil SA. Barcelona 1.942.

El Billar Romano es un juego típico de los bares de Zamora, que hace unos siete años fue importado a la provincia de Burgos, concretamente a la zona de la Ribera del Duero, por varios aficionados a los deportes tradicionales de esta Comarca.

Cualquiera que haya visto jugar al "billar romano", JUEGO tradicional, se habrá quedado sorprendido al leer la definición que de este juego hace el Diccionario Ideológico de la Lengua Española. Y si acude al María Moliner o al mismísimo diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, va a estar en las mismas, pues se va a encontrar con definiciones parecidas.

Entonces, ¿a qué se juega en las canchas que se han extendido por la Ribera del Duero?. ¿Qué juego es ése que tanto y tan pronto ha calado entre los aficionados a los juegos tradicionales?.

Como yo fui uno de los que viajaron a Zamora para conocer e importar este juego, me he tomado la molestia de buscar una aclaración a este "entuerto".

En sus orígenes, como todos los juegos, el billar romano nació sin nombre propio, concretamente en la localidad de Zamora. Lo que está claro es que es una derivación o modificación (bastante inteligente, por cierto) de las bochas , ya que lo que se hizo fue llevar un juego de calle al interior de las tabernas para soportar mejor los rigores del duro clima zamorano. El nombre de billar pudo tener su origen en la región de Aragón, donde a la variante local de las bochas se les dio el nombre de "billar sobre tierra".

También se le pudo bautizar con este nombre por las carambolas que se pueden realizar en el octógono que delimita el terreno de juego, teniendo en cuenta que en este caso el taco de billar se sustituye por el brazo del jugador.

Lo que en un principio era un juego de ámbito exclusivamente local, especialmente por las características de las instalaciones, fue extendiéndose por localidades limítrofes, llegando incluso hasta la raya de Castilla y León con Galicia. Al hacerse necesario dotarle de un apelativo, resultó fácil echar mano de la procedencia de la mayoría de los juegos tradicionales: la dominación romana. Y así tenemos unas bochas particularísimas, paridas en Zamora, que fueron bautizadas como si de un expósito se tratara, con el nombre de un vulgar juego de azar, en el que la habilidad no interviene para nada.

Los orígenes de este juego (refiriéndonos al juego de bochas) están bastante documentados. Al hablar de los bolos de Belorado hacíamos referencia a un grabado obra de De Lille. En este grabado, del S XVII como ya se dijo anteriormente, se puede contemplar la esquina de un campo de bochas, con sus tablones delimitando el terreno de juego, y una bola, junto a un impertinente gallo en medio de la pista, lo que nos induce a pensar que este juego gozaba ya entonces de la suficiente popularidad como para que un artista lo hiciera merecedor de quedar plasmado en sus trabajos.

No me puedo resistir a la tentación de contar otra anécdota referida al juego de bochas. En la película ¿Qué pasó entre tu padre y mi madre?, del genial director Billy Wilder, rodada íntegramente en Italia, una de las más delirantes escenas de esta comedia de humor negro transcurre en medio de una partida de bochas jugada por la siniestra familia Trotta (secuestradores de cadáveres, para más señas).

El principal mérito del Billar Romano de aquí, ha sido introducir la variante o modificación del terreno de juego. Las bochas se juegan en un rectángulo delimitado por tablones, mientras que el billar sobre tierra se juega en un octógono irregular, en sitio cerrado, y con unos laterales inclinados, hechos de tablas, que permiten que las bolas estén siempre participando de la jugada (Al existir el plano inclinado bordeando el terreno de juego, las bolas que resultan desplazadas vuelven a caer al terreno de juego, lo que permite una mayor variedad en las jugadas).

Pero creo que ya va siendo hora de que conozcamos un poco más de este juego. Y nada mejor que leer las normas, redactadas por quienes más saben de este juego: El Excmo. Ayuntamiento de Zamora, que en 1985 publicó el siguiente Reglamento, que es la Biblia de todos los que aman este tradicional juego.
 
© 2005 Asociación Cultural La Tanguilla - Juegos y deportes tradicionales